¿Tuviste algún accidente, caída, lesión en el deporte o por otras causas ajenas y se te fracturo un diente? Aquí te decimos que hacer.

Hay muchas formas por las que nuestros dientes pueden fracturarse, puede ser que estén totalmente rotos o simplemente pequeñas fracturas en donde únicamente sufre el esmalte.  

Es importante conservar nuestros dientes en buen estado. Una fractura también puede ser provocada por comer caramelos, masticar cubitos de hielo o alimentos muy duros.

Los tipos de fracturas pueden ser Menores, Moderadas y Severas

De acuerdo con estos tres tipos de fracturas debemos tomar en cuenta en donde se produce y que tan grave puede ser, por ejemplo:

Infracción del esmalte.

Se refiere a una fractura en donde sólo hay pérdida del esmalte.

Fractura de esmalte.

Se tiene una fractura de esmalte con una pérdida leve de estructura dental.

Fractura de esmalte y dentina.

Se pierde la estructura dental que abarca el esmalte y la dentina provocando sensibilidad en los dientes.

Fractura de esmalte y dentina con daño al nervio.

El esmalte y la dentina sufren daños, se corre el riesgo de perder un diente.

Fractura por raíz.

Esta fractura afecta al cemento, es una de las más severas para las piezas dentales.


Si sufriste alguna fractura, deberás realizarte una rehabilitación dental por medio de prótesis parciales, totales o incluso algún procedimiento de reconstrucción dental.